Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible

domingo, 1 de julio de 2012

Crónica: XXII Quebrantahuesos 2012

Este era el segundo año que pedaleaba los 205 km con más de 3700 m. de desnivel acumulado que componen la Quebrantahuesos. Repetía ilusionado por ver si mejoraba algo mi crono. Pero apenas si hubo mejora. Haciendo un balance posterior me siento orgulloso de haber completado otra vez esta cicloturista. Pese a mi estado de ánimo optimista por lo que se ve mis músculos aún no habían olvidado el Ironman que tuvieron que soportar tres semanas antes. Todo eso además sin haber pedaleado un solo kilómetro desde aquel mismo día. Y es por eso el por qué de la siguiente crónica.

Mucho más tranquilo que el año pasado, sin los nervios de enfrentarme por primera vez a una distancia de esa magnitud y con la confianza de conocer el circuito. Salimos como siempre en un peloton con más de 16.000 ruedas girando al unísono y yo acompañado por algunos compañeros de club y amigos. Como es habitual en esa gran masa de aluminio y carbono en movimiento se rueda a una velocidad muy alta sin apenas esfuerzo y cuando toca encarar la primera subida al puerto de Somport de unos 20 km, la coronamos hacia el km 55 y casi sin desgaste. La bajada, rápida y fresquita, ya en la parte francesa y cara norte con niebla amenazando al fondo pero que no llegó a estorbar. Paravientos para evitar el frio y en unas 3:30 hs. ya estamos en el km 100 a punto para subir al Marie Blanque.

Iba con un colchón de más de 30 minutos más rápido que el año pasado, pero quizás también me había alimentado menos a esas alturas y supongo que eso lo pagué algo. Subiendo el Marie Blanque con una primera mitad dura y otra segunda muy dura. Pero esta vez no fue muy dura sino durísima. Iba muy atrancado y la cuesta era mucho más empinada de lo que recordaba. Se me caen las gafas ahí en medio. Me bajo y no puedo volver a subir a la bici si no es por un espectador que me ayudó a coger impulso y así poder encajar las calas. Apretando los dientes al máximo y con un 100% de ritmo cardiaco se me pasa por la cabeza incluso bajarme a caminar, cosa que mi orgullo me impide hacer. Quedan 2 km y cuando cruzo la pancarta aliento mi ánimo diciéndome que quedan solo 1000 y pico metros, 900 y pico al cruzar el cartel del último km. Corono al mil. Parada para coger aire, comer algo, un gel... y bajada descansando del esfuerzo. Llego al avituallamiento grande y nos reagrupamos todos los coleguillas. Reponemos fuerzas y vamos hacía el último. Hacia Portalet.

Aún llevo bastante colchón de mejora pero la fatiga empieza a acumularse. Quedan unos 100 km por delante, y más de 30 serán de subida. Cuando empiezo la ascensión del Portalet ya noto yo que se me va a hacer más pesado que en la anterior edición. Además, el sol pica bastante más y esos grados se notan en el ánimo y la comodidad. Bebo mucha agua y en el avituallamiento intermedio del puerto lleno mi cuarto bidón de un litro, aún me quedarían dos más. Me encuentro con un amigo y le digo que se me está haciendo muy duro, él me dice que también. Juntos empezamos con la segunda mitad a nuestro ritmo y cadencia. Hace un año a estas alturas yo me encontraba pletórico y no hacía más que adelantar a ciclistas. Este año las tornas se invirtieron. Me arrastraba bastante y subia clavado, pero aún quedaba energia suficiente como para llegar arriba con dignidad.

Los últimos 50 km, de vuelta a Sabiñánigo tan solo tenían la dificultad del pequeño puerto de Hoz de Jaca, que con ese cansancio se convertía en otro pequeño Marie Blanque. Ya no podía forzar mucho más y era el instinto lo que hacía girar mis bielas para llegar arriba y cumplir con la última parte del recorrido, llanito y sin complicaciones en un principio.

En los últimos 20 km mi barra de energía llega al rojo y empiezo a ir muy lento. No aguanto los grupos durante mucho tiempo y empiezan a caer minutos a mi crono y a bajar la media. Consigo enlazar como persiguiendo un espejismo alguna rueda pero en poco tiempo se me vuelven a ir. Los kilómetros pasan lentos y ya solo voy con el resto. Llego, sí, 10 minutos antes que el año pasado pero con un cansancio mucho peor.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India