Ho van aconseguir perquè no sabien que era impossible
Mostrando entradas con la etiqueta temporada 2016/17. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta temporada 2016/17. Mostrar todas las entradas

martes, 18 de abril de 2017

Disfrutando de la Semana Santa entrenando a tope

Estos días de Semana Santa han sido excepcionales en cuanto a entreno se refiere y he aprovechado para hacer un poco de todo. Así que he podido avanzar con un montón de cosas que tenía pendientes en casa, algo de trabajo y sobretodo entrenar. Buenos tutes me he metido teniendo en cuenta lo poco acostumbrado que estoy últimamente a ellos.

He conseguido salir desde el Jueves Santo hasta el Lunes de Pascua. El Garmin ha echado humo estos días. Buenos apretones, buenas sensaciones, buenos madrugones, buenas compañías, buenas agujetas... El plus de calidad que seguramente se haya traducido en una ligera mejora de mi estado de forma y sobretodo me ha dado confianza en mi mismo y me ha hecho feliz. Porque en definitiva, de eso se trata, ¿No?

Jueves 13: Subida a la Penya del Papiol con Lydia, nuestra séptima cima del Repte #100Cims. (Garmin Connect)


Viernes 14: Rutaca hacia La Llacuna, 130 kilómetros. Hacía muchos años que no hacía una ruta tan larga. Acabé bastante cansado pero mereció la pena. (Garmin Connect)


Sábado 15: Salida a medio gas con la bici por las Costas del Garraf de ida y vuelta con cervecita al final del camino. (Garmin Connect)

Domingo 16: Reencuentro con amigotes para hacer la típica vuelta de carrera por montaña, La Luz del Mudo. (Garmin Connect)

Después de correr salimos con unos amigos a hacer otra cima, la octava, al Puig de l'Àliga. (Garmin Connect)


Lunes 17: Un paseito por el Delta del Llobregat para acabar subiendo al abocador con PR en Strava. Después a comer la mona. (Garmin Connect)


Al final salieron 16 horitas en cinco días. No son tantas teniendo en cuenta que muchas de ellas fueron caminando por la montaña, pero tampoco está tan mal. ¿No creéis? Peor hubiera sido quedarse en casa.

A ver lo que nos deparan las dos próximas semanas. Pintan exóticas, ya os lo digo yo.

lunes, 30 de enero de 2017

Crónica y fotos Duatló de Granollers 2017

Para no hacer como con la Media de Sitges, un día después de correr el Duatló de Granollers 2017 aquí van la crónica y las fotos.

Duatló de Granollers 2017. La crónica y las fotos

Tiempo real: 1:09:34 // Posición en la general  274 /346 // Posición GE: 36/39 // Posición Categoría: 140/162 // Carrera 1: 20:21 // Bici: 38:52 // Carrera 2: 10:21 // Fecha: 29.01.17

Hacía varios años que no vestía un dorsal en un duatlón. Recordaba la primera vez que participé en este circuito, en un lejano 2011 en que acabé haciendo 3 minutos menos que esta vez.

*Foto: Susana Sánchez
Muy grande el hecho de ver a tanto compañero y compañera de club por el circuito.

Carrera 1


* Foto: Susana Sánchez
Empiezo a pillar los ritmos de carrera de antaño. No se me hicieron muy largos los 5 kilómetros de carrera. Iba progresando bien con ritmos entre 3:50 y 4:10 con lo que llegué a la T1 con buenas sensaciones y contento por el ritmo.

Ciclismo

* Foto: Susana Sánchez
Fatal. Perdiendo posiciones desde el principio. Los grupos casi siempre me pilaban a mitad de las subidas y me quedaba, sin remedio, retrasado. Si en la carrera tengo la sensación de tenerlo todo bajo control y ir a buen ritmo, en la bicicleta me pasa lo contrario. Me faltan muchas horas de pedaleo y eso tengo que remediarlo.

Carrera 2
* Foto: Albert Sogas
Cuando me bajé de la bici me sentí bien corriendo. A pesar de no practicar las transiciones las piernas no iban del todo mal. El ritmo respecto al primer sector tampoco bajó tanto. Pude progresar algunas posiciones y acabar contento la competición.

---------------------------

En la carrera vamos bien. En la bici mal. Hay que entrenar sobre la flaca. La competición me dejó buenas sensaciones y también con pensamientos de mejorar.

Mitja Marató de Sitges 2017. La crónica

*Foto de Miriam

Vaya 2017 que llevo. Qué poquito he entrenado y cuantas excusas me he puesto para no pasar frío evitar el buen tiempo. El bucle infinito del procastinador deportivo. Menos mal que a pesar de todo he tenido una buena alegría en la Mitja Marató de Sitges que corrí la semana pasada, el 15 de enero. Y digo alegría porque sin habérmelo planteado corrí mejor de lo que los entrenamientos me chivaban.

Resulta que entré en meta con 1:32:09 y no le di mucha importancia. El hecho estaba en que como apenas he competido en los últimos años ya ni me acordaba de cuales eran mis tiempos, no tenía referencias. Repasando entre mis registros de competiciones al final resultó que ese 1:32 es, de hecho, mi tercera mejor marca en medio maratón.

Lo mejor fue que unos 11 meses antes, en la Mitja marató de Gavà el tiempo fue de 1:41 por lo que la mejora ha sido de unos espectaculares 9 minutos entrenando casi lo mismo.

Mitja marató de Sitges 2017. La crónica

Tiempo real: 1:32:09 // Ritmo: 4:23 // Posición en la general 345

La intención en esta carrera, como vengo haciendo en las últimas competiciones, no era ir a reventar ni dar lo máximo de mi. La explicación es simple. Como hace tiempo que no compito de manera regular ni me exprimo al máximo no sé cual es mi capacidad de aguante. Por eso prefiero ser prudente en los ritmos y guardarme un poco, no vaya a ser que me venga el bajón a media carrera y entonces la fastidiemos.

Yo creía que era capaz de bajar de 1:40, eso seguro. Y también quería intentar probar si era capaz de correr a un ritmo de 4:30 el km (1:35 h). Y para eso salí pero ocurrió que durante los primeros kilómetros mis piernas iban muy bien y mis pulsaciones también. Pasaba los kilómetros por debajo de 4:10 durante el primer cuarto de la prueba y después me mantuve por debajo de 4:20. No estaba seguro si esos ritmos me iban a pasar factura más adelante y temía por ello pero me consolaba el ir haciendo un buen colchón de minutos por si venía la pájara. Eso que me llevaba.

*Foto de visitsitges.com

Yo estaba sorprendido porque hasta el kilómetro 17 he de reconocer que el cuerpo aguantó muy bien y que hasta ese momento el ritmo medio era de 4:17. Pero en el 18 ya no fue tan fácil. Esquivé al tío del mazo pero incluso así me hizo bajar el ritmo bastante. A pesar de apretar los dientes ahora el esfuerzo no era para correr más deprisa, sinó para no correr más despacio. Se pasaron lentos esos últimos 3.000 metros pero llegó la recta de meta, el sprint final y la sorpresa en la meta.

Como conclusión está el poder citar a aquel y decir "que no estamos tan mal" y el consolarme con ese tiempo como compensación psicológica por no haber entrenado durante la semana.

martes, 6 de diciembre de 2016

De clic fácil, apuntándome a un montón de carreras

Aprovechando este largo y sostenido periodo de entreno regular era tan solo cuestión de tiempo que empezara a engorilarme apuntándome a distintas pruebas de las que tenemos por aquí cerquita. Así que mi mano se ha vuelto de clic fácil y no me ha quedado más remedio que ir apuntándome a competiciones para volver a revivir que es eso de ponerse regularmente un dorsal y de paso también aprovechar la competición para probarme en los ritmos más altos.

Lo más inminente es La Sansi de Viladecans, así, a la brava, este mismo domingo 11 de diciembre. Mi intención es hacer un 10K algo ligero de ritmo, o sea, para comprobar lo que puedo aguantar. Fue aquí donde hice hace ya bastantes temporadas mi mmp en 5K aunque no volveré a repetir la distancia.

La segunda prueba es la clásica Cursa dels Nassos de Barcelona el 31 de diciembre por la tarde para ir haciendo sitio a las uvas. Una carrera que ya he corrido en varias ocasiones y que me hace mucha ilusión volver a repetir. Además, con los resultados de La Sansi de Viladecans podré jugar un poquito para saber si aguantaría o no.

El 15 de enero de 2017, con el nuevo año, correré la Mitja Marató de Sitges, otra de las pruebas que he corrido en varias ocasiones. Lo haré casi un año después de mi último medio maratón en Gavà, así que la intención será la misma que con los 10K de esta semana, comprobar lo que puedo aguantar y tener una primera referencia de tiempo. Años atrás iba a correr esta carrera en bicicleta desde casa y después vuelta por el mismo camino pero creo que este año no lo haré...

El mismo mes de enero, el día 29 estoy apuntado para correr el Duatló de Granollers en el circuit de Montmeló. Recuerdo la prueba con especial cariño porque competí en la primera de las ediciones, cuando llevaba ritmos más altos que los de ahora. Desde entonces la prueba ha ganado bastante popularidad y tiene el aliciente de que el Gavà Triatló se ha apuntado en masa a esta prueba.


Por último el 21 de mayo estaré en la Gran Fondo la Mussara de Reus. También fue una de las pruebas en las que participé en su primera edición. La principal diferencia es que por aquel entonces lo hice en la distancia corta y en esta ocasión me he apuntado a la distancia larga. Serán 189 kilómetros y 3.200 metros de desnivel que me dan mucho respeto. He ido por esas carreteras en varias ocasiones y es un circuito de dientes de sierra, rompepiernas para el que espero poder tener tiempo para prepararme. Quizás sea uno de los momentos más importantes de esta temporada.

Hasta el momento estas son todas las pruebas de mi calendario que va ampliándose. Todas tienen varios alicientes y ventajas: las conozco de haber participado anteriormente, me motiva el volver a verme en forma para competir y me sirven como nuevo punto de partida para empezar a conocer mis ritmos en competición. Y la ilusión de volver a escribir las crónicas...

jueves, 1 de diciembre de 2016

Aguantando 10 minutos a 4:10 el kilómetro, hecho insólito

Echo la vista atrás en el blog y me encuentro con esta entrada en la que hace ya más años me estaba haciendo un fartlek en la que el objetivo era poder aguantar un ritmo de 4:15 - 4:30. Leo también que lo pasé bastante mal para mantener esos ritmos durante unos minutos.

El caso es que ayer, en el entrenamiento en la pista de atletismo, hice algo que me hace seguir teniendo esperanza, aguantar durante 10 minutos un ritmo de 4:10 el kilómetro. Entiendo que no es mucho pero si hace dos años estaba incluso más alto que aquello es buena señal. La progresión es buena y además los entrenamientos avanzan. Durante el mes de noviembre pude entrenar 16 de 30 días, una media bastante buena teniendo en cuenta que los días sin actividad física eran imperativos por temas profesionales y obligaciones varias, es decir, no eran simples excusas.

Me doy cuenta también del tiempo que llevo estancado, ¡Desde el 2014! pero me tengo que conformar porque las cosas vienen dadas así y tener la alegría de que ahora sí, estoy entrenando triatlón de nuevo.

Bienvenido diciembre, frío, oscuridad y bastante tiempo libre.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Semana 3, ruedas nuevas, duatlón social del Gavà Triatló y dos entrenos cancelados

Seguimos con un ritmo de entrenamientos satisfactorio haciendo la suave reentrada a esta nueva temporada donde mi principal objetivo es consolidar la rutina de actividades, que no haya grandes parones en el ritmo y que me de tiempo a llegar a todo.

El lunes hubo descanso, el martes natación y el miércoles entreno de calidad en la pista de atletismo. 

El jueves dejé la piscina aparte para poder descansar en casa ya que los horarios de trabajo y entreno me tienen fuera de casa de sol a sol y arrastraba algo de cansancio y sueño. Poder leer un poco en el sofá, cocinar la cena con calma y echarse un poco viendo una serie antes de dormir... Un lujo del que pocas veces puedo disfrutar en el día a día.

El viernes una carrerita suave y corta hasta la playa. Ya llegando a casa me pegué un hostión muy épico que me hizo volar... Pudo haber sido mucho peor pero por suerte no pasó del susto y de unas rascadas. Tras el incidente, ducha y corriendo de nuevo a pillar la bicicleta del taller. Allí le estaban cambiando el cassette de piñones a las nuevas ruedas que me compré tras la rotura del radio de la semana pasada.

Duatlón Social del Gavà Triatló
El sábado, con ruedas nuevas, tocó el duatlón social del Gavà Triatló, una cita que hacía años que me perdía y de la que disfruté un montón con el buen ambiente entre los socios adultos y las chicas y los chicos de la escuela. Además, hacía tantísimo que no probaba una transición de ciclismo a carrera y al revés que me hizo gracia revivir esas sensaciones. También me fue genial para trastear el Garmin 920xt que ya se sabe que con estos aparatos no se le acaba de sacar todo el jugo hasta que se prueba del derecho y del revés y se revisan todas las opciones mil veces.

El domingo también me salté el entreno porque la noche anterior llegué muy tarde a casa. Querer tener vida social más allá de los entrenamientos en grupo también se agradece pero tiene consecuencias. 

Así que he acabado con 4 sesiones de 6 posibles. Poquito volumen pero buena calidad y ganas de más. El lunes ya está aquí, a ver como se da la semana.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Resumen de la semana 2: Un radio roto y un Garmin nuevo

Buena semanita la que va del 7 al 13 de noviembre.

Empezó con el que será el tradicional lunes de descanso.
El martes recibí de Amazon mi nuevo Garmin 920xt ya que el 410xt se merecía una jubilación.
El miércoles acabé la jornada con un entreno de carrera y calidad con unas cuestas y trote a buen ritmo.
El jueves fui a la piscina a hacer unos metros y ver cómo iba el Garmin en el agua.
El viernes tirada rápida por la montaña, se nos hizo de noche y nosotros sin luces.
El sábado tenía previstos unos 80km con el club pero se me partió el radio a mitad de camino y me rescataron para volver.
El domingo dando tumbos por la montaña entre los cerezos. Buen trail de 14km.

Los totales son: 1300 m. de natación, 25 km de bici y 35 km corriendo en 5:30 horas netas.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Subida en bici a Montserrat, superando la centena


Arriba había bastante niebla
Esta semana pasada fue rara. Desde el sábado 29 no entrenaba porque me había reaparecido mi típico dolor de espalda, los rescoldos de la protusión discal. Aproveché que tenía hora para el fisio el mismo viernes para descansar una semana entera y darme un buen masaje reparador. Así que el sábado quedé con algunos compañeros de club y nos fuimos dirección a Montserrat.

Mi propósito en un principio no era subir al monasterio sino quedarme abajo y sumando el camino de vuelta poder sumar 100 kilómetros de bici como hacía muchísimos meses que no sumaba. Entre el pinchazo de uno y pinchazo de otro mi declaración de intenciones quedó patente cuando saqué un gel y me lo comí. Miré hacia la niebla y empezamos a subir los 11 kilómetros que nos separaban de la cima. 

Se me hizo duro pero valió la pena para aportarme una dosis extra de confianza que me hacía falta después de una semana de reposo. Tirando barreras psicológicas y predisponiendo el cuerpo y la mente para esfuerzos similares en el futuro. Al final llegué a casa con la batería baja, tanto que no podía grabar ni un vídeo. Menos mal que llevé un par de geles y barritas...

Vamos sumando pequeños hitos y deseando cada día que la cosa no se tuerza. Sí que es verdad que contra más tiempo siga sin torcerse más se integra todo en el día a día y más fácil es seguir por este camino.

Por cierto, la última vez que subí a Montserrat en bici fue en mayo de 2012, poco antes de mi segundo triatlón en distancia Ironman del ExtremeMan.


domingo, 23 de octubre de 2016

Acabando una semana interesante

Rodaje corto y suave para acabar la semana
Varias cosas a destacar de los entrenamientos de esta semana para que se merezca una entrada en el blog y que algunas de ellas ya comentaba ayer mismo. La primera es que no iba a la piscina desde febrero y que el pasado lunes lo volví a hacer. La segunda es que tampoco buscaba nunca una alternativa a cuando tenía pensado entrenar y llovía y ayer sábado fui al gimnasio, sitio al que por cierto tampoco recordaba entrar desde hacía varias temporadas. Por último el hecho de acumular una semana con cinco sesiones que, aunque no hayan sumado muchas horas, tampoco ha sido lo habitual en los últimos meses o diría que años.

Las ganas que tengo de que toda esta casuística se convierta en una cosa habitual son muy grandes y la sensación de que cada vez estoy más cerca de conseguirlo también es mayor.

Mañana lunes descansaré pero el martes vuelvo a la carga.

sábado, 22 de octubre de 2016

Al mal tiempo, fullbody en el gym.

Selfie en el press de banca en el gimnasio vacío
Que bien queda ese titular con ínfulas sajonas, que si fullbody o gym para parecer más moderno, que si selfie para el pie de foto. Y repasando tags de este blog (más anglicismos) me doy cuenta que la única entrada en la que he mencionado el gimnasio es de marzo de 2009... cuando ni tan siquiera tenía Garmin. No voy a ponerme nostálgico pero repasándola me doy cuenta de que al menos aparentaba entrenar mucho más de lo que lo hago ahora, y eso que estaba saliendo de una lesión de cintilla. Eso sí, vaya pinticas me llevaba en la foto que escogí para ilustrar la entrada con toda la equipación del principiante comprada en Decathlon.


Las pinticas del 2009
El caso lectores casuales, anónimos y quizás desinteresados en mi vida y que por los avatares de Google o vete a saber qué habéis llegado a esta entrada hoy ha estado lloviendo toda la mañana y yo tenía pensado salir en bici con mi compa de fatigas Paco. Después, vía WhatsApp a las 7 de la mañana hemos cambiado de planes por lo de salir al running y después, como seguía lloviendo mucho, hemos decidido que ni una cosa ni otra. Atrás quedan esas sesiones espartanas en las que se entrenaba lloviera, nevara, ventara o granizara. O nos hemos ablandado, o nos hemos vuelto más cuerdos o creemos que no vale la pena para como está la cosa. Pues que sepáis que ni una cosa ni otra ni la tercera. 

He acabado haciendo algo diferente a disfrutar de un amanecer suave e inesperado en la cama y he decidido no perder una sesión de entrenamiento. Me he ido al gimnasio que para algo pago el abono desde hace ya varios años. Si cuento las veces que lo he aprovechado resulta que la media entre lo que cuesta y lo que lo utilizo es superior a una entrada para el gimnasio más elitista de la parte alta de la Diagonal de Barcelona.

A lo que iba. Me he cascado poco más de una horita en un gimnasio en el que solo he coincido con una señora durante un cuarto de hora, después ha sido todo para mi, para que me pudiera mirar bien al espejo sin pasar vergüenza, pero no lo he hecho. He pasado vergüenza. Para empezar no me acordaba ya ni de los pesos qué poner en las máquinas y guiándome un poco por el sentido común al final resulta que he acertado bastante. 

Un poco de bici estática para calentar y 6x12 repeticiones de ejercicios de esos a los que les llaman fullbody, para entrenar varios músculos a la vez y que todo sea más completo. Press de banca, jalón al pecho y sentadillas. Mi intención no es pasar allí demasiado tiempo pero si poder aprovechar el tiempo que paso. Veremos a ver cuantas sesiones consigo rascar a la semana o al mes para hacer únicamente ejercicios fullbody.

Por lo demás esta semana he ido otra vez a la piscina pero solo para meter la puntita. Me hice 1.000 metros y comprobé (one more time) que nado como los peces de plomo y que la sauna y el jacuzzy siguen funcionando bastante bien. También supe que tengo músculos en mi tren superior que hacía meses que pasaban desapercibidos. 

Por cierto, que esta semana creo que es la que hay consenso en lo de acabar con la temporada de triatlón, así que, adiós temporada 2015/16 y hola temporada 2016/17

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Hot Sonakshi Sinha, Car Price in India